Translate

martes, 17 de mayo de 2011

Una idea que traspasa todas las fronteras


Lo que voy a proponer a continuación lo puede imaginar cualquiera, es un pensamiento que todos podemos tener, por lo que no reclamo ninguna exclusiva, ni pretendo adjudicarme el mérito. Dicho esto, que nadie crea que pienso que estoy en posesión de la verdad, pues no hay más verdad que la que tú quieras creer, por ello te pido que compartas tus pensamientos conmigo, imaginando en positivo un mundo posible y en paz, altamente organizado y tecnológico, al mismo tiempo que diverso y humano. Algo que podrías imaginar tú mismo.

Podrías pensar que a ti, tú vida, te vale, y por eso vale. Si tu vida vale por que a ti te vale, mi vida vale porque a mi me vale y la vida de los demás también vale porque a ellos les vale, es decir: si todas las vidas valen podemos llegar a considerar el valer real de la persona como una nueva categoría monetaria de valor certificado capital vida, basado en la existencia corpórea del ser humano vivo como valor ante la muerte, valor destinado a sostener al individuo y la vida en la tierra.

Estoy proponiendo que se valore el potencial de la vida humana creando el Certificado de Valor Capital Vida por las Naciones Unidas como recurso de riqueza para la supervivencia sostenible. Es un nuevo capital electrónico que se crea del valor de la vida y representa un paso tan importante para la humanidad como el que se dio cuando pasamos de la vida nómada a la vida sedentaria favoreciendo la aparición de la propiedad privada. ¿Porqué digo esto? Si creamos un fondo de capital basado en el valor de la vida humana accesible a todos los habitantes de la tierra a través de su tarjeta electrónica para la compra de alimentos básicos, y bienes y servicios públicos (Educación, Salud, Vivienda…) estamos dotando al sistema de dinero ilimitado para hacer frente a la pobreza y a los retos del siglo XXI sin que el sistema se vea cuestionado, ni necesitar una revolución violenta para cambiarlo, ni chocar contra las religiones de este mundo, ni quitarles el dinero a los ricos. Se trata de incorporar al sistema el parámetro del valor de la vida, así de sencillo.



2 comentarios:

jrmsegunda dijo...

Interesante idea, Santiago.
Es difícil que algunos de los valores que tenemos actualmente cambien de la noche a la mañana, pero en ello estamos. Paciencia y tacto.
Se trata de valorar a los demás, como mínimo, como me valoro a mi(respeto:reconocer en los demás valores y derechos que reconozco en mi)
Saludos

Juliana Luisa dijo...

¿Has oido hablar de los Bancos de Tiempo? El tiempo es la medida de todas las cosas; mi tiempo tiene el mismo valor que el de un premio Nobel o el presidente del Gobierno.
Lo que planteas es algo muy parecido y complementario.
Muy buena tu idea