Translate

lunes, 14 de junio de 2010

EL PATRÓN-VIDA. (Standard-Life.)

Alguien tenía que imaginarlo, sino, cómo será posible. Llevo esta carga, creo en lo que imagino. Un mundo mas humano. Un sistema económico hecho por humanos para los humanos. Me imagino la vida como primer valor de los demás valores, como un valor, necesario e imprescindible para el desarrollo de la actividad económica. Me imagino un valor económico basado en el valor de la vida, un documento fehaciente, acreditativo, que certifique el valor de la vida como primer valor de cualquier actividad económica. Un valor preciado, fiduciario, transferible a todo ser humano. Un filón económico de uso limitado para la supervivencia, con tope diario. 
Me imagino la aplicación del sistema en todos los países, y veo como la vida adquiere su verdadero valor; el valor del pensamiento, de la imaginación y de la razón como resultado evolutivo de la naturaleza humana, instintiva, física, reproductiva. Me imagino a las Naciones Unidas llegando a un acuerdo, ajustado a ley, en la aplicación de medidas de desarrollo sostenible. Me imagino un mundo en paz, con trabajo y posibilidades para todos. Tendremos poder adquisitivo para comprar alimentos de primera necesidad. Aumentará la producción de alimentos por la solvencia de la demanda. El mercado se ajustará a la capacidad adquisitiva del nuevo consumidor. 
Los servicios del Estado podrán ser universales. Habrá trabajo para todo el mundo y más. Me imagino esa firme voluntad de acabar con la miseria del hambre. Me imagino el sistema más humano. El valor de la vida, como primer valor de los demás valores. Sin vida no hay valor, es la vida que crea la condición de posibilidad para que se cree el valor. Es el primer valor y por eso vale. 
Me imagino que se entiende el valor de la vida. Pienso que la gente da valor a la vida, que cree firmemente en que la vida tiene valor. Que su vida tiene valor. Que tiene derecho a vivir, a sobrevivir, a alimentarse. Creo en el valor económico de la vida.
Estamos en una sociedad de la propiedad y del mercado. Todo tipo de productos y servicios se compra y se vende por dinero. Nada está libre de ser comercializado. Los alimentos, que representan el sector mas vital del mercado, son la energía necesaria del ser humano. Como todos los productos, están sometidos a las leyes del mercado y su precio está determinado por el equilibrio entre la disponibilidad de la oferta y el poder adquisitivo de la demanda, allí donde no hay poder adquisitivo, no hay posibilidad de compra. Si no hay dinero, no hay sistema capitalista, o lo que es lo mismo, o consigues trabajo, o no comes, y no hay, ni ha habido, trabajo para todos.
Gracias a la ayuda humanitaria, espontánea y organizada, se intenta paliar el hambre en el mundo. No tener dinero para poder comprar el alimento es un problema endémico de la historia humana. La especie humana ha evolucionado desarrollando su intelecto desde el ser más primitivo, sometido a las reglas de la naturaleza, hasta el ser que hoy en día somos, individuos inteligentes, tecnológicos, con una capacidad de voluntad y conocimiento suficiente como para plantear una solución humana a lo inhumano del sistema económico. En este sistema nacer pobre es empezar a morir de hambre. La propiedad en la tierra está repartida y solo el beneficio del trabajo permite acceder a la comida. La supervivencia esta sujeta al poder de compra. Depende de si hay o no hay trabajo. Y donde no hay trabajo, hay hambre. El dinero es necesario para sobrevivir.
Si no hay trabajo para todos, y menos en tiempos de crisis, se hace necesario pensar un sistema más humano, diseñado para dignificar la miseria que provoca el hambre. Se puede pensar, un sistema que considere la vida como el primer valor económico generador de valores. Sin el ser humano, el oro estaría enterrado en las montañas y carecería de valor. Si hemos sido capaces de conceder al oro valor de cambio, aceptando su equivalente imaginario, en el billete de papel, (dinero fiduciario: que tiene su valor prestado), también, estando todos de acuerdo en que la vida tiene valor, podemos conceder a la vida, valor de uso, aceptando el dinero electrónico como equivalente imaginario. 
Un capital destinado a cubrir las necesidades básicas de supervivencia. Un dinero fiduciario, que se transfiere electrónicamente en su uso. Un filón de vida, fuente de riqueza, para pagar los bienes y servicios de primera necesidad. Un recurso económico de por vida para la supervivencia. Sin la vida y sin dinero no es posible la actividad económica.
Si todo ser humano tiene capacidad adquisitiva, para comprar bienes y servicios de primera necesidad, se ha acabado con el hambre en el mundo. Hemos ampliado el mercado mundial a todos sus habitantes. Todo el mundo por derecho es beneficiario de este recurso de riqueza. Nuestra vida tiene valor y poder adquisitivo. El mercado está abierto a aprovechar este recurso económico, que representa una inyección continua de dinero, claramente superior al que pueda inyectar el Banco Mundial, y todos los gobiernos, para reactivar la economía. 
Es en el foro de las Naciones Unidas donde los países pueden reinventar el sistema y acordar incorporar el valor de la vida al Sistema Monetario Internacional. Una fuente saludable de riqueza para el buen funcionamiento del mercado de todos los países y de la actividad financiera. Si quisiera, podría establecer que el Banco Mundial engendrara el Banco Vital (Banco que administra el capital representado en los certificados de vida) pieza clave para la distribución de este nuevo capital de vida.

4 comentarios:

llibredelaselva dijo...

Eso que tú imaginas es una auténtica utopía, amigo. Pero no porque ahora nos parezca imposible de conseguir (en eso consisten precisamente las utopías)debemos de aspirar a ellas. Para ello necesitamos dejar atrás el fetichismo del mundo que nos rodea y recordar que la pobreza no es un problema de todos (que es como decir que no es de nadie) y que su lucha no puede ser voluntaria. En fin, si quieres visitar un blog que intenta practicar un pensamiento crítico visita http://llibredelaselva.wordpress.com/
Salud!

llibredelaselva dijo...

quería decir dejar de aspirar a ellas

Horac dijo...

Hace años llevamos pensando en algo muy distinto a la utopía y, además, explicamos los mecanismos financieros que permitan la sostenibilidad del invento:

http://www.sindinero.org/blog/archives/2282

Y miren lo que se está estudiando en Alemania:

http://www.dw-world.de/dw/article/0,,14807338,00.html

AIXA dijo...

La imaginacion
es el primer paso
para la accion.Imaginemos pues,el mundo que queremos....
SALUDOS .(Mi interesante tu texto)